#Femen, ni exclusividad ni instrumentalización


Josefina Bueno Alonso

Se puede ser irreverente con la pluma, con un cuadro o con su propio cuerpo. Las protestas pueden adoptar formas diversas pero todas reflejan un hastío, un ¡Basta Ya! El movimiento Femen representa una de ellas pero no le cuelguen el sambenito de la exclusividad. Femen se fundó en 2008 en Ucrania y muestra a mujeres con el torso desnudo que protestan contra el turismo sexual, las instituciones religiosas, el sexismoÉ No es mi intención hacer una defensa acérrima de él -todo movimiento tiene sus luces y sus sombras- pero sí analizarlo sin visceralidad e intentando evitar imágenes estereotipadas, prejuicios e instrumentalizaciones que pervierten y simplifican el debate. Las Femen, como se las conoce, aparecieron durante la Eurocopa Polonia-Ucrania 2012 para denunciar el aumento de la prostitución con motivo del encuentro deportivo. Más tarde, las hemos visto sucesivamente protestando frente a Vladimir Putin por su política dictatorial, se han manifestado a favor de las Pussy Riot y contra la iglesia ortodoxa, han protestado en varias ocasiones frente al Vaticano y aparecieron en la manifestación de París convocada por asociaciones católicas para denunciar la homofobia y defender el matrimonio homosexual; en el caso francés, el debate se articulaba en torno a la laicidad, el feminismo y los derechos de los homosexuales. El tema ha subido de tono cuando han enarbolado la defensa de Amina, la joven Femen tunecina cuya foto en Facebook y el lema que ofrecían sus senos desnudos fue una auténtica provocación. Estemos a favor o en contra de esta forma de protesta, la consideremos más o menos útil, lo cierto es que en muchas ocasiones han sufrido agresiones físicas, violencia policial, y ello conlleva grandes dosis de valentía. Lo primero que desvela este tema es el cinismo y la doble moral que rodea el cuerpo de las mujeres. Mientras el top less playero es visto con naturalidad o la erótica y la sensualidad del cuerpo de las mujeres invade la industria del lujo, el desnudo político molesta. Hemos de decir al respecto que el desnudo del cuerpo -el del hombre y el de la mujer- constituye una provocación en sí misma. Pero analicemos el movimiento Femen aun a sabiendas que no es una exclusividad de las mujeres pero denuncia especificidades compartidas por ellas a lo largo y ancho del planeta.
El movimiento Femen persigue la provocación y la transgresión. Ante la obsesión por el cuerpo de las mujeres, su dominio, su apariencia, su hipersexualización y su sacralización, la respuesta de las Femen es: si mi cuerpo te obsesiona tanto, si tu percepción del mundo queda focalizada en mis senos, en mi cuerpoÉ pues lo exhibo y hago con él lo que me place. Las Femen son antirreligiosas. La desnudez es una contestación contra las religiones misóginas. Es una protesta contra las discriminaciones, la mercantilización de las mujeres y las culturas religiosas. Se aceptará o no pero no se debe descontextualizar. Es un acto revolucionario porque recupera el medio utilizado, tradicional y culturalmente, para encasillar a las mujeres: su propio cuerpo; cuestiona así la visión religiosa y pornográfica de verlo. Porque todas las religiones tienen problemas con el cuerpo y en el caso de Túnez y el islam, da la casualidad que la protesta coincide con un momento político y social en el que las mujeres están dando la batalla. El gobierno de Ennhada -que representa el ala más conservadora del islam- y el estatus jurídico de las mujeres en la nueva Constitución es, en estos momentos, un escollo importante y así el desnudo pretende romper los tabúes y se convierte en la antítesis del velo. El movimiento Femen no es el único que promulga la libertad de las mujeres. Muchas mujeres desde diferentes frentes, incluido desde la religión musulmana, están agitando el debate y no cejan en la defensa de los derechos de las mujeres y no se trata de una injerencia occidental sino que el debate es interno al país. El movimiento Femen es uno más con sus formas propias, sus contradicciones propias. Para quienes mantienen que se trata de una provocación inútil, habría que decir que para denunciar la desigualdad de un colectivo la provocación siempre fue un aliado importante para cambiar normas sociales; para quienes atacan que el movimiento Femen favorece el patriarcado, puede ser, pero de la misma forma que lo hace la opción de cubrir el cuerpo de las mujeres en cualquiera de sus modalidades, al fin y al cabo sólo afecta a ellas; para quienes dicen que es una importación de Occidente, ya en 1929, en Nigeria, mujeres negras se rebelaron contra la autoridad colonial como lo señala la historiadora Catherine Coquery-Vidrovitch. En 2012, en Uganda, 15 mujeres se manifestaron en sujetador para denunciar la detención de una activista aprovechando la impunidad de su desnudez. Las Femen reaccionan, a su manera, contra el patriarcado que no es exclusivo de Occidente porque afecta a los usos y costumbres de las mujeres, a su cuerpo, a su sexualidad y a la posición que hombres y dioses les asignan. Porque están indignadas, porque quieren desafiar una autoridad que las censura y coarta, exhiben una parte de su cuerpo. Es el happening que subyace tras el movimiento Femen en diferentes lugares del planeta. Se puede estar a favor o en contra, pero eso es otro debate.

Via: diarioinformacion.com


Short link: [Facebook] [Twitter] [Email] Copy - http://whoel.se/~kMhDZ$2cv

This entry was posted in ES and tagged on by .

About FEMEN

The mission of the "FEMEN" movement is to create the most favourable conditions for the young women to join up into a social group with the general idea of the mutual support and social responsibility, helping to reveal the talents of each member of the movement.

Leave a Reply