Obama da la última oportunidad a Putin antes de pasar a las …

Viernes, 6 de junio del 2014



  • Una activista de Femen junto a las figuras de cera de Putin, el rey Juan Carlos y Obama, ayer en París.

    AFP / ERIC FEFERBERG

    Una activista de Femen junto a las figuras de cera de Putin, el rey Juan Carlos y Obama, ayer en París.



  • Los líderes del G-7 posan sonrientes para una foto de familia durante la segunda jornada de la cumbre de países más industrializados del mundo, ayer en Bruselas.

    EFE / BERND VON JUTRCZENKA

    Los líderes del G-7 posan sonrientes para una foto de familia durante la segunda jornada de la cumbre de países más industrializados del mundo, ayer en Bruselas.

Pese a estar ausente, o precisamente por eso, Vladímir Putin se ha erigido en protagonista de la cumbre del G-7, donde se dieron cita en Bruselas durante dos días los dirigentes de países más industrializados del mundo. Y va a atraer también todas las miradas hoy en Francia, en el transcurso de la celebración del 70 aniversario del desembarco aliado en Normandía, donde, a diferencia de la cumbre de la capital belga, sí ha sido invitado el presidente ruso.

El mensaje que enviaron públicamente ayer los líderes mundiales al presidente ruso desde la capital europea fue el mismo que, de forma privada, le repitieron anoche de forma privada en París y lo volverán a hacer hoy: la oportunidad de dar marcha atrás y enmendar por la vía diplomática el desaguisado en el este de Ucrania tras la anexión de Crimea a la Federación Rusa. Si en «dos o tres semanas» no ha rectificado su postura, le advirtió ayer el presidente de EEUU, Barack Obama, llegarán las sanciones económicas, dando por frustrada la vía del diálogo.

A diferencia de la cancillera alemana Angela Merkel, del primer ministro británico David Cameron y del presidente francés François Hollande, Obama, que ayer por la noche ya llegó a París, no tiene prevista una reunión bilateral con el presidente ruso. Fue él, sin embargo, el que, en una postura unánime de todo el G-7, insistió en transmitir al presidente ruso desde Bruselas que tiene una «oportunidad» -seguramente la última- de desandar el camino antes de que llegue el castigo económico. Junto con Obama, Merkel, Cameron y Hollande exigen a Putin pasos concretos en la restitución de la legalidad internacional en el este de Ucrania para recuperar la confianza y, en un futuro, poder sentarse en lo que nuevamente, con su presencia, será el G-8.

RETIRADA / Los primeros pasos que se demandan a Putin son el reconocimiento del recién elegido presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, la completa la retirada de tropas de la frontera ucraniana y, sobre todo, un rol de mediador con los militantes prorrusos para que depongan las armas, en lugar de espolear su causa.

Con todo y con eso, «hasta nuevo aviso», en palabras de la cancillera alemana, Rusia queda excluida del grupo de los más potentes del mundo. Pese a la espada de Damocles de las sanciones, los líderes de los países más industrializados quieren dirigirse a Putin hoy en Francia desde una perspectiva más positiva.

Anfitrión de una conmemoración pensada para enviar un mensaje de paz entre los países beligerantes durante la segunda guerra mundial, Hollande tuvo hacer equilibrios para intentar tender puentes en un ambiente más cercano a tiempos de la guerra fría que a la imagen de concordia. La imposibilidad de sentar en torno de una misma mesa a Obama y Putin le llevó a cenar dos veces. Primero, a las 19 horas, con el presidente norteamericano en un restaurante de los Campos Elíseos y después, a las 21, con el mandatario ruso, al que recibió en el Elíseo con un tibio apretón de manos.

El papel de mediador del jefe del Estado francés, que también ha invitado a Poroshenko al acto del 70 aniversario del desembarco, es especialmente incómodo. París tiene importantes intereses con Moscú, que ha encargado a astilleros franceses la construcción de fragatas Mistral. Unos contratos a los que no desea renunciar, pero Obama ya ha dejado claro que no entendería que se mantuvieran si las sanciones económicas se llevan a cabo. A este motivo de roce se acaba de añadir otro contencioso: la sanción de 10.000 millones de dólares con la que amenaza EEUU al banco francés BNP Paribas por realizar transacciones en divisa norteamericana con Cuba, Irán, Libia y Sudán, países sometidos a embargo por Washington.

Via: elperiodico.com


Short link: [Facebook] [Twitter] [Email] Copy - http://whoel.se/~l239D$5AJ

This entry was posted in ES and tagged on by .

About FEMEN

The mission of the "FEMEN" movement is to create the most favourable conditions for the young women to join up into a social group with the general idea of the mutual support and social responsibility, helping to reveal the talents of each member of the movement.

Leave a Reply