Tetas contra Rouco

A las chicas de Femen les hacen un casting pectoral antes de reclutarlas. No se trata sólo de enseñar los pechos, sino de que estos sean lo suficientemente provocadores de sensaciones instintivas. O sea, que entren ganas de palpar su voluptuosidad. Todavía recuerdo el día en que montaron el show en el Congreso de los Diputados y cómo el ujier que intentaba evitar su caída sobre los sorprendidos diputados hacía lo imposible por hurtar el roce de los senos turgentes de la joven a la que agarraba por la cintura.

A las chicas de Femen les va la provocación, cuanta más, mejor. No importa quién sea la víctima, pero si la víctima, además, lleva sotana, mejor que mejor. Enseñarle las tetas a un obispo es ya el colmo de la osadía; y tirarle bragas pintadas de rojo como si fuera sangre y llevar escrito sobre sus torsos desnudos las palabras Toño sal de mi coño es de una asquerosa vulgaridad impropia de jovencitas a las que se supone mínimamente bien educadas. No todo vale, ni siquiera para defender un crimen como el aborto.

La sangre de las bragas, pretendida escenificación del fin de la virginidad o de la hemorragia menstrual, bien podría ser la resultante de haber descuartizado en el seno materno a un feto de 20 semanas perfectamente desarrollado y con su corazón latiendo para mantenerse con vida. El aborto no es sagrado, porque matar no es sagrado. Puede ser una excepción, un último recurso en situaciones extremas permitido por la ley, pero no por ello deja de ser la muerte provocada de un ser humano vivo e indefenso, y esta es la cruel realidad de lo que estamos hablando.

Enseñarle las tetas a Rouco era como darle la manzana a Adán o como tentar a Jesucristo en el desierto enseñándole la turgencia de unos senos que buscan el roce erótico de una mano excitada, y si esa mano es la de un obispo el éxito de la misión estaría aseguradoNo se trata de una cuestión moral, sino científica. Ya ningún experto pone en duda que aquello que crece en el seno materno es un ser humano vivo con su código genético completo. Lo que se pone en duda es en qué momento puede considerarse que ese ser humano esté totalmente formado y ese lapso es el que da pie a poder introducir la excepción del aborto. Sagrada es la vida, no la muerte. Si aceptamos que matar es sagrado, entonces apaga y vámonos, porque ninguna ley podría evitar que un fanático considerara igual de sagrado matar a las activistas de Femen por la misma razón placentera que ellas esgrimen para matar a un ser humano vivo en el seno materno.

Placentera, sí, y de ahí la provocación eclesiástica, porque en el fondo de lo que estamos hablando es del aborto como un método anticonceptivo, o sea, dicho de otro modo, que un embarazo no nos joda un buen polvo. La moral de la Iglesia dice que el coito sólo agrada a Dios si su fin es la procreación, y esa enseñanza, que es tan libre de practicarse como lo contrario, es la que aborrecen estas féminas provocadoras que, en el fondo, lo que hacen es convertir a la mujer en un mero objeto sexual, en un reclamo para el deseo desenfrenado.

Enseñarle las tetas a Rouco era como darle la manzana a Adán o como tentar a Jesucristo en el desierto enseñándole la turgencia de unos senos que buscan el roce erótico de una mano excitada, y si esa mano es la de un obispo, el éxito de la misión estaría asegurado. Pero la conclusión es que entonces la mujer volvería a caer en su figuración bíblica de mano derecha del demonio, y no es así. El sexo es un bien divino, y el propio Dios da al hombre libertad para usarlo como considere conveniente, pero la liberación sexual no está reñida en ningún caso con la responsabilidad de los actos.

Ni siquiera unas tetas como las de las activistas de Femen dan derecho a considerar que un polvo, mejor o peor echado, pueda acabar con una vida concebida inconscientemente.

Via: blogs.elconfidencial.com


Short link: [Facebook] [Twitter] [Email] Copy - http://whoel.se/~lwQ26$4n3

This entry was posted in ES and tagged on by .

About FEMEN

The mission of the "FEMEN" movement is to create the most favourable conditions for the young women to join up into a social group with the general idea of the mutual support and social responsibility, helping to reveal the talents of each member of the movement.

Leave a Reply