Arranca el juicio de Amina, la solitaria Femen de Túnez

Sola. Incomprendida. Amina Tyler, la tunecina que difundió el pasado febrero una fotografía con sus pechos descubiertos, se sienta este jueves en el banquillo. No se la juzga por su órdago a la moral ni siquiera se discute aquella semidesnudez que abofeteó a un Túnez en plena mudanza. Los cargos que pueden costarle hasta dos años de cárcel sucedieron el pasado 19 de mayo. Amina reapareció en la ciudad que debía acoger un fallido aquelarre salafista. Y dio con sus huesos en los calabozos. Pintar 'Femen' en la tapia de una mezquita y llevar un aerosol de defensa personal son sus delitos.

La bandera de esta joven de 19 años despierta pocas simpatías. Ayer tres camaradas -dos francesas y una alemana- de la organización feminista radical 'Femen' protagonizaron la única muestra de solidaridad a las puertas del Palacio de Justicia tunecino. Sus senos desnudos y el grito '¡Amina libre!' -la primera acción de Femen en suelo árabe- fue fugaz y acabó ahogado por la policía. Nada más. "La mayoría de los tunecinos están en contra de lo que Amina está haciendo y no estoy hablando de islamistas y extremistas", reconoce a ELMUNDO.es la conocida bloguera tunecina Lina Ben Mhenni.

En el país mediterráneo, con su alma partida entre seculares e islamistas, nadie es Amina. "No he escuchado a gente que la apoye", afirma Lina, galardonada en 2011 con el Premio Columnistas de EL MUNDO que otorga este diario.

"Desgraciadamente ni siquiera las asociaciones feministas y las organizaciones de derechos humanos la han respaldado. La mayoría de los tunecinos ve lo que está haciendo como una provocación que no ayuda a la defensa de los derechos de las mujeres". Más bien al contrario, en un país gobernado por los islamistas de Ennahda.

La chispa que Amina encendió en febrero comenzó a fraguarse el pasado julio. "Vi las fotografías de Femen y empecé a leer sobre ellas. Me gustó su mensaje radical", explicó la joven en una entrevista en la televisión local Ettounsiya. Un par de conversaciones por Skype después, la tunecina acabó rendida a la protesta en 'topless' que un grupo de ucranianas ha convertido desde 2008 en la identidad de Femen. La marca acaba de aterrizar en España y llegó hace unos meses a Túnez y Egipto de la mano de Amina y Aliaa Magda Elmahdy.

'Mi cuerpo me pertenece'

"Mi cuerpo me pertenece y no representa el honor de nadie", escribió Amina en sus pechos. Después de aquel posado revolucionario, su rastro se esfumó durante un tiempo. En su «mutis por el foro», dejó la ira en boca de salafistas (rigoristas musulmanes) como el presidente de la "Asociación Moderada para la Concienciación y la Reforma". El barbudo decretó: "Según la ley islámica, merece recibir entre 80 y 100 latigazos, pero lo que hizo supera eso por mucho, por lo que merece ser lapidada hasta la muerte".

La madre de Amina siempre ha sostenido que su hija sufre una enfermedad psicológica y que está siendo utilizada para luchar contra unos salafistas que libran una batalla feroz con las fuerzas de seguridad. Precisamente la veinteañera en ciernes regresó a la primera plana en uno de los escenarios de ese combate. Fue el pasado 19 de mayo y tuvo lugar en Qairauán, a 160 kilómetros al sur de Túnez. Los altercados estallaron después de que las autoridades prohibieran un congreso del grupo radical islámico 'Ansar al Sharia' (Los partidarios de la Ley Islámica).

Y el solitario rostro tunecino de Femen, cuya causa alumbró el 4 de abril el polémico "Día de la Implacable Yihad Topless contra el islam", merodeaba por allí. Amina fue detenida tras garabatear el nombre de la organización en el muro de una mezquita. Su abogada Boshra Bel Hach Hamidad asegura que su juicio carece de fundamento y es fruto de las presiones del gobernador de Qairauán. Por la posesión de un aerosol defensivo y la pintada, se enfrenta a una pena de hasta dos años de prisión.

¿Qué pasará con Amina? "He seguido la mayoría de los juicios políticos en Túnez después de la revolución y la mayoría han sido retrasados. Yo creo que sucederá lo mismo con el proceso de Amina", apunta Lina. La autora de la bitácora "A Tunisian girl" (Una chica tunecina) que levantó acta y narró la esperanza de la Revolución de los Jazmines considera que el porvenir de Amina está lejos de su patria: "Espero que la liberen y pueda dejar el país para reanudar sus estudios en cualquier otro lugar. Es todavía muy joven y merece libertad".

Open all references in tabs: [1 - 5]

Via: elmundo.es


Short link: [Facebook] [Twitter] [Email] Copy - http://whoel.se/~andiJ$2tb

This entry was posted in ES and tagged on by .

About FEMEN

The mission of the "FEMEN" movement is to create the most favourable conditions for the young women to join up into a social group with the general idea of the mutual support and social responsibility, helping to reveal the talents of each member of the movement.

Leave a Reply